La conservación del agua. ES PARA TODA LA VIDA.

Jack Hegenauer

Ocupación:

Bioquímico de investigación académica y administrador de ciencias (jubilado)

Pasatiempos:

Voluntariado y contribuir a causas y esfuerzos ambientales – especialmente aquellos que preservan nuestra calidad de vida y se oponen a la sobrepoblación de la comunidad; convertir a los vehículos de gasolina para los vehículos eléctricos; senderismo; bailar; jardinería y bonsai.

Parque nacional o estatal favorito:

Grand Tetons, no hay otro igual.

Flor/planta/árbol favoritos:

Japanese Black Pine

Libro de jardinería favorito:

“Western Garden Book” de Sunset

Las reflexiones de Jack acerca de su jardín:

Es un lugar de belleza y tranquilidad urbana que hemos creado con nuestro sudor y mucha prueba y error. Nos da placer incluso cuando hacemos las cosas tan mundanas como retirar las malezas.

Lo que más le sorprende a la gente sobre mi paisajismo con uso eficiente del agua:

Es posible enfocar la proliferación de un jardín alrededor de unos pocos temas importantes si uno no se enfrenta con la perspectiva de toda la extensión de riego cada día. He sido capaz de reducir el uso del agua por dentro y por fuera, mientras crecen varias especies que toman considerablemente más agua (higos, por ejemplo).

Lo que más me gusta de mi jardín con uso eficiente de ahorro del agua:

Es un poco como el bonsai … usted puede controlar cuán rápidamente las plantas y los árboles crecen limitando su consumo de agua y aliviándole a usted la necesidad de retirar la maleza, podar, y desechar toneladas de vegetación no deseada. Cosechamos lo que queremos – incluso algunas verduras, y apreciamos el proceso. Al mismo tiempo, estamos limitando la cantidad de residuos verdes que simplifica la descomposición en un vertedero y se transforma en las emisiones de dióxido de carbono. El planeta no necesita más de eso.

Ahorrar agua es importante porque….

…se está convirtiendo en un recurso insustituible que viene a nuestros hogares con grandes costos en política, dinero y energía, y nunca es tan pura en su segundo recorrido, incluso si entra en el océano.